5 A TAULA (LA VANGUARDIA)

Hace años que, como lector de “La Vanguardia”, sigo la crítica gastronómica del colectivo “5 a taula”, formada por Miquel Espinet, Sergi Ferrer-Salat, Miguel Gay, Josep Maria Sanclimens y Josep Vilella.

La verdad es que sus comentarios no suelen ser fiables, ya que a todos los restaurantes a los que van los dejan más o menos bien y, creerme, que algunos a los que siguiendo sus críticas positivas, he acudido, han sido realmente malos.
Pero el cúmulo de la desinformación culinaria, del “quedar bien”, y llenar una página sobre un restaurante sin hablar de la comida, es sin duda su artículo del pasado 23 de marzo, sobre el Tickets Restaurant de Barcelona.  Bajo el título “un gran circo, Tickets, un restaurante para divertirse”, se realizan una serie de  comentarios  que  empiezan hablando de circo y espectáculo, siguen con el tema de lo que cuesta reservar -hablan de que un ranquin que lo sitúa en el cuarto lugar entre los restaurantes más difíciles de encontrar mesa, ¿a qué ranquin se refieren? ¿es eso importante? y  prosiguen alabando a los componentes del equipo que gestiona el local,  “49 artistas en espectáculo culinario”. Continúan con desarrollo de la vida profesional de Albert Adrià del que destacan que es un gran aficionado al Cirque du Soleil (??)

Y para acabar el artículo, el cúmulo de la desfachatez , es el comentario en el que recogen que:

por primera vez, 5 a taula no comentará los platos con los que ha disfrutado y se ha divertido. Cuando vamos al circo no preguntamos qué números veremos (trapecistas, payasos, fieras), vamos para disfrutar del espectáculo”


Un crítico gastronómico, se tiene que “mojar”, porque hay muchos que valoran sus comentarios y les siguen y, si el restaurante es malo, hay que decirlo. Señores, seriedad, un artículo de gastronomía publicado en un periódico de gran tirada tiene que tener más seriedad y profundidad.
Y, la guinda del artículo circense-gastronómico, es la puntación centrada en :
-          Confort : puntuación mínima, una estrella
-          Bodega: puntuación mínima, una estrella
-          Servicio: puntuación máxima 3 estrellas
Y todo esto merece, en este caso, una valoración total de 15 sobre 20 (o sea un notable), ….   Alucinante y siguen sin hablar de la comida.
El precio 55 euros sin vinos, ¿qué comieron para ser tan barato? 
Si  tanto les gusta el circo, faltan críticos en el sector. Les animo a que lo valoren…

Be first to comment